La automatización del giro de la cúpula de forma que sea esclava del movimiento del telescopio es un gran azance para en funcionamiento de un observatorio, permite programar series de tomas fotográficas sin límite de duración y despreocuparse porque la abertura de la cúpula siempre está enfrente de donde esté apuntando el telescopio.

 

Un objetivo mecánicamente más complicado es la automatización de las puertas, la principal que se desliza, y la secundaria o inferior que se abate para terminar de cerrar la cúpula en la parte inferior.

 

El deslizamiento se resolvió mediante un motor de par 5Nm y 7.2 rpm, al que se le acoplaron dos piezas de aliminio en las que se enrollan dos cables, de forma que cuando el motor gira en un sentido, un cable tira de un extremo enrollándose y el otro desenrollándose y cuando gira en sentido contrario, el proceso es al revés. De esta forma, el motor abre o cierra la puerta superior según el sentido de giro. Unos finales de carrera establecen el final del movimiento tanto en la apertura como en el cierre. Después de varias pruebas, el mejor funcionamiento fue con cuerda en lugar de con cable de acero, dado que el peso de la puerta es my liviano y la flexibilidad de la cuerda operaba mejor. 

Apertura

El motor está fijado en la parte superior de la cúpula y las cuerdas están enrolladas en las dos ruedas de polea cada una  en sentido contrario de la otra, de forma que cuando una se enrolla la otra se desenrolla. Las cuerdas salen por unos orificios hacia el exterior de la cúpula, una para fijarse en la parte delantera  de la puerta y la otra en la parte trasera. El efecto es que el giro del motor tira de la cuerda atada al extremo de la puerta liberando la otra cuerda, y en giro contrario tira del otro extremo, liberando igualmente la otra cuerda. Los orificios de entrada y salida de las cuerdas quedas bajo la puerta cuando la cúpula está cerrada por lo que no dan lugar a filtraciones de agua.

 

Para mantener la tensión de las cuerdas y a su vez evitar movimiento bruscos en los arranques del motor, las fijaciones de las cuerdas a la parte delantera y trasera de la puerta se hace con muelles de tracción.

 

La puerta inferior se abre y cierra con un actuador lineal. Dado que es muy ligera, sólo se ha colocado el actuador en uno de los lados. La puerta se ha diseñador en dos módulo para disminuir  su longitud una vez abierta, ya que tengo limitaciones de espacio con la distancia de la cúpula a una pared de la terraza.

TERCERA FASE, AUTOMATIZACIÓN DE LAS PUERTAS

Cierre

La automatización se realiza con una segunda placa de MaxDome II, que se conecta a una batería para alimentarse y a un panel solar que recarga la batería.

La comunicación entre la placa MaxDome II de la rotación (instalada en la parte fija de cúpula) y la placa MaxDome II encarga de las puertas e instalada en la parte móvil de la cúpula se realiza mediante radiofrecuencia. Cada placa lleva conectada una antena con forma de anillo del mismo diámetro que la cúpula, de forma que la antena de la parte móvil gira con respecto a la antena fija, manteniendo en cualquier posición una separación de unos 10cm entre ambas. La placa MaxDome II de la parte fija es la que se conecta por RS232 al ordenador de control, y desde esta placa se envían las órdenes de apertura y cierre a la placa móvil por radiofrecuencia. El conjunto es muy estable y funciona perfectamente. 

Cuando la cúpula está cerrada y en posición "park", que coincide con "home", el panel fotovoltaico de 273x481cm queda orientado al sur. El panel tiene una dimensiones inferiores a las recomendadas por el fabricante de MaxDome II pero en la práctica el sistema funciona sin problemas de autonomía, tampoco en invierno. El panel recarga la batería que se encarga exclusivamente de la apertura y cierre de las puertas, ya que el giro está controlado por un motor en la parte fija de la cúpula y alimentado con una fuente de 12VDC.