SEGUNDA FASE, AUTOMATIZACIÓN ROTACIÓN

Para la observación visual, una cúpula manual es una buena solución. Pero si se quiere hacer fotografía, fotometría o espectroscopía astronómica, es necesario automatizar la cúpula ya que la abertura de la cúpula tiene que estar orientada automáticamente hacia donde se orienta el telescopio. Esto es especialmente importante si se hacen largas sesiones de fotografía, que pueden durar horas, o incluso toda la noche si se planifican varios objetivos a fotografiar. Al menos el giro de la cúpula debe automatizarse. La apertura automática del techo es otra historia.

 

El primer paso es por lo tanto motorizar el giro de la cúpula. Para ello contraté en una cerrajería la fabricación de un anillo metálico con un diámetro que encajase exáctamente con el diámetro interior de la base del hexágono de la cúpula. El anillo se fija a los 6 lados y ya tenemos algo sobre lo que transmitir la fuerza del motor.

 

 

De los muchos sistemas que evalué, el que me pareció más fácil de implementar fué el basado en la fricción. Para ello, al motor (par de 17Nm y 6 rpm) se le acopla una rueda semi rígida que presiona sobre el anillo metálico. En el punto en el que hace la presión sobre la cara interior del anillo se coloca una rueda en la cara exterior para soportar la presión. Al principio la fricción se realizaba goma sobre metal, pero con el tiempo descubrí que funcionaba mucho mejor fijar tanto al anillo metálico como a la rueda del motor una banda de rozamiento adhesiva de las que se colocan en los escalones para evitar resvalarse. 

 

Para que el conjunto del anillo, fijado a la cúpula, se mantenga centrado, le instalé unas piezas de presión con un muello como se muestra en la foto. Cuatro piezas distribuidas cada 90 grados.

La automatización eléctrica funciona con la placa de control MaxDome II, de Maxim DL. El sistema requiere la detección del movimiento del sistema mediante un detector óptico. Para esta detección, Maxim DL sugiere la colocación en el eje del motor de unas marcas alternadas blanco/negro, pero me pareció más seguro utilizar las marcas en una rueda que también girase por fricción. De esta forma, si en algún momento el motor giraba pero no estaba arrastrando la cúpula, el sistema lo detecta y salta el error correspondiente. El sistema también requiere una detección de la posición "home" de la cúpula, que se resolvió mediante un relé tipo reed y un imán.

El aspecto que resultó más complicado es solucionar que, debido a la potencia del motor, los relés que integra la placa MaxDome II no admitían la corriente suficiente. Esto se resolvió utilizando relés externos y un circuito como el que se muestra a continuación.

 

El funcionamiento de MaxDome II es muy fiable y estable. Desde que lo instalé no he tenido ningún problema.

Este esquema permite utilizar relés externos de mayor amperaje a los internos de que dispone MaxDome II.

 

En el caso del motor de 17Nm, los relés internos de MaxDome II se quedaban frecuentemente bloquedos.

 

Sólo se necesitan 4 diodos y el conexionado se puede hacer directamente a las bornas de los relés sin necesidad de una placa de circuito, ya que es un esquema bastante sencillo.