Buscar
  • Admin

Las mil caras de la luna llena

Se podría pensar que cuando nos asomamos a ver o fotografiar la luna llena por el telescopio vemos siempre la misma imagen, pero el hecho es que la luna llena es distinta cada vez que la miramos ya que varía en tamaño (hasta un 14%), en brillo (del orden de un 30%) y en la zona visible (la zona oculta no lo es tanto y vemos un 59% en lugar del 50% que si viésemos sólo la mitad). Las variaciones de tamaño y brillo se deben al cambio de distancia entre la Tierra y la Luna, y el 9% adicional de visibilidad se debe a la libración, una oscilación provocada por la inclinación del eje de rotación de la Luna.

La foto que se muestra a continuación es de la SuperLuna del Abril del 2020. Las SuperLunas son lunas llenas que se producen cerca del perigeo, es decir, cuando la Luna está más cerca de la Tierra en su órbita elíptica alrededor de la Tierra. Formalmente, se considera SuperLuna cuando la distancia relativa entre la luna llena y la Tierra tiene un valor igual o superior a 0.9.

La distancia relativa se define como (Da-Dfm)/(Da-Dp) siendo Da la distancia en apogeo, Dp en perigeo y Dfm la distancia de la luna llena. Si la luna llena coincide con el perigeo, la distancia relativa es de 1.



La foto se corresponde con la luna llena del 8 de Abril del 2020, que ocurrió sólo unas horas después del perigeo, por lo que la distancia relativa es de 0.997, una SuperLuna en toda regla. Pero, ¿podemos apreciar el aumento de diámetro del 14% a simple vista?. Si extendemos nuestro brazo, el dedo meñique ocupará aproximadamente sobre el cielo 60 minutos en medida angular, el doble que el diámetro de la luna que es de unos 30 minutos. Pero durante la SuperLuna, el diámetro de la Luna será de unos 4 minutos más, es decir, en lugar de la mitad del dedo meñique será la mitad más una pequeña fracción que no seremos capaces de apreciar a simple vista. Posiblemente la sensación que tenemos de que la SuperLuna es mucho mayor que otras lunas llenas es porque la buscamos o fotografiamos en estas ocasiones con más frecuencia, su mayor brillo la hace más destacable, y cuando está cerca del horizonte un efecto visual nos da la impresión de verla mucho mayor.

Sin embargo, cuando fotografiamos la Luna, puede ser que en función del campo de visión que resulte de la focal del telescopio y el tamaño del CCD sí sea crítica la diferencia del tamaño aparente. Este es mi caso, en el perigeo no puedo encajar toda la Luna llena en el campo de visón, que sin embargo sí entra con un tamaño aparente ligeramente inferior. La foto siguiente está hecha en noviembre del 2019 con la misma cámara y una focal casi idéntica a la anterior (una pequeña diferencia por el uso de diferente filtro). También se observa claramente el efecto de la libración, mostrando una parte de la cara oculta que no se veía en la anterior foto.




12 vistas